ERIC DEL FIERRO: “ASÍ COMO CAMBIA EL DEPORTE TIENEN QUE CAMBIAR LOS MAESTROS”

Chantal Flores – Todos están parados alrededor del cuadrilátero, ése que está entre la jaula y los costales. Arriba, en el centro, un hombre atlético de estatura promedio narra los pasos previos al golpe. Los hombres, sudorosos y absortos, observan cada movimiento que en un futuro les podría traer el anhelado triunfo. La escena resume la pelea diaria antes del gran combate.

El hombre es Eric Del Fierro, el entrenador principal del emblemático Alliance Training Center en Chula Vista, California, y también conocido como el hombre detrás de grandes estrellas de UFC como Dominick Cruz, Phil Davis, Brandon Vera y Alexander Gustafsson. Los hombres alrededor del cuadrilátero son las docenas de peleadores de alrededor del mundo que vienen al gimnasio en busca de una mejor preparación.

“Hace unos 10 años no teníamos más que los peleadores de aquí de San Diego. Ahora tengo peleadores en casi todos los países donde está creciendo el deporte. Como ahorita tengo cinco muchachos que llegaron de Francia a entrenar, como tres de Inglaterra, otros de otras partes del mundo, y los muchachos de México”, explica Del Fierro.

Las artes marciales mixtas han tenido un rápido crecimiento en los últimos años, y con esto cada vez quedan más atrás los tiempos donde los peleadores sólo dominaban una disciplina. Ahora los gimnasios de MMA buscan especializarse en todas los aspectos para seguir desarrollando peleadores y produciendo campeones a nivel mundial.

“Así como cambia el deporte tienen que cambiar los maestros. Se sigue desarrollando el deporte y me sigo desarrollando yo como maestro”, explica Del Fierro. “Ahora creciendo el equipo, creciendo el UFC, creciendo yo, tuve que cambiar cómo enseño. Por ejemplo, un día a la semana tenemos pura técnica donde me siento con los peleadores para que pregunten enfrente de todos.

“El UFC subió y creció tan rápido los primeros 15 años que al nivel que estamos ahorita cada fin de semana está haciendo eventos en todas partes del mundo. Es increíble qué tanto ha crecido. El nivel del atleta es lo que ha cambiado más y por lo cual es otro nivel al que está entrando el UFC ahora”, agrega el entrenador.

Con el boom del deporte, Del Fierro empieza a enfrentar nuevos retos como es soltar las riendas un poco para poder lidiar con el rápido crecimiento que ha tenido el gimnasio. Antes era él solo y siempre estaba en la esquina de todos sus peleadores. Pero ahora, con UFC y Bellator organizando eventos casi cada fin de semana, cada vez se le dificulta más viajar para acompañar a sus peleadores.

“Es agarrar aire y decir que le voy a dar control a otros para que me ayuden a crecer el deporte. Es lo más difícil, soltar las riendas, pero es lo que he tenido que hacer para seguir creciendo y desarrollando peleadores”, comenta.

Aparte de ser uno de los entrenadores más prolíficos del MMA, Del Fierro también trabaja como bombero profesional. Con más de 20 años de experiencia, Del Fierro tiene derecho a más vacaciones por lo cual usualmente trabaja unos 11 días al mes. Asimismo, lleva años trabajando con el mismo equipo y ellos también le ayudan a cambiar turnos cuando no puede faltar a una pelea.

“Ellos ya tienen más de 15 años de conocerme, y me apoyan mucho. Aparte, también conocen a los peleadores. En Navidad tuve que trabajar y estaba Alexander Gustafsson con nosotros preparándose para su pelea y se fueron a la estación a cenar con nosotros. Todos los bomberos estaban bien contentos. Estuvo padre,” me platica Del Fierro, quien confiesa que él también es fanático y a veces tiene que detenerse para digerir los avances y triunfos.

Del Fierro nunca tuvo aspiraciones de ser peleador, a pesar de haber entrenado box, kenpo karate, jiu-jitsu japonés y kickboxing. Después de un mes de haber empezado, lo invitaron a entrenar con los peleadores, y ahí fue donde descubrió que lo que se necesitaba era ser mentalmente fuerte.

A los pocos meses, se desintegró el equipo, pero ellos siguieron entrenado, y ahí fue, según afirma Del Fierro, donde se convirtió más en maestro que en peleador. Después, Brandon Vera abrió el gimnasio y se unieron para empezar a trabajar con Alliance. Aunque él dice que nunca tuvo ese “fuego para competir”, sí tuvo la pasión para seguir siendo bombero lo cual lo ha capacitado para responder a las situaciones que vive con los peleadores dentro de la jaula.

“Ser bombero y agarrar control en situaciones de emergencia, me ayudó a comunicarme con los peleadores mejor, especialmente cuando vamos perdiendo una pelea o no está trabajando todo perfectamente. También estudio mucho la personalidad del peleador y cómo hacer que funcione mejor en la pelea. Creo que eso lo desarrollé siendo bombero y tratando de ayudar a la gente cuando está en una emergencia, y creo que eso me ayuda a ser coach”, afirma Del Fierro.

Todo peleador busca el triunfo, pero inevitablemente al aceptar este camino también tienes que aceptar la derrota como parte de. La realidad es que lo que se vive en un entrenamiento te puede dar las herramientas para lidiar con diferentes situaciones, pero una vez dentro de la jaula no sabes qué situación te va a tocar.

Del Fierro explica que hay peleas donde pasan cosas que no esperaban, y es difícil aceptar la pérdida después de todo el sufrimiento que se vivió durante el entrenamiento. No importa si es una pelea donde uno entra de favorito o de underdog, o donde los jueces les quiten el triunfo, o donde se haya ganado por sumisión o por nocaut. Todas las peleas perdidas duelen igual porque uno siempre entrena para reaccionar en la pelea y vencer.

“Es muy difícil porque nadie te da un libro y te dice qué es lo que tienes que hacer o lo que le tienes que decir al peleador cuando se pierde. Y como cualquier otra persona, yo soy humano también y nunca tengo todas las respuestas a las preguntas que ellos tengan,” explica Del Fierro.

“Aunque se mira que tenemos equipo grande no estamos tan grande. Somos amigos, somos familia, y cuando ellos pierden a todos los maestros nos duele. Es personal, el peleador tiene familia, y luego yo conozco a la familia y a sus hijos entonces es difícil no dejar que te afecte emocionalmente”.

Alliance es uno de los equipos que no tiene dueño, ni que va a campeonatos de lucha a buscar ganadores. La mayoría de los peleadores llegan al gimnasio no por reclutamiento, sino porque le escriben a Del Fierro pidiendo una oportunidad, o porque ya conocen a alguien que entrena ahí. El entrenador afirma que para él saber quién tiene materia de peleador, no le basta con mirar el físico o su experiencia. Tiene que entrenar con ellos, moverlos, manoplearlos, y con observar cómo entrenan puede adivinar más o menos el nivel del peleador, y cuanto tiempo se va a tardar en llegar a otro nivel.

“Me encanta el deporte; me encanta desarrollar peleadores. Es difícil, pero no lo cambiaría por nada. Me encanta que estos muchachos ganen o que se regresen a su país y den clases. Es una bendición saber que tengo amigos en casi todos los países. Me encanta seguir creciendo, ver todo lo que he recibido del deporte, y ver donde estamos”.

2017-08-21T18:11:39+00:00 Categories: Eric Delfierro|Tags: , , , , , , |Comments Off on ERIC DEL FIERRO: “ASÍ COMO CAMBIA EL DEPORTE TIENEN QUE CAMBIAR LOS MAESTROS”